Del FEO al CEO


Hay diferencias abismales entre CEOs (léase: Chief Executive Officer. O sea, el jefe máximo). Tantas como personas. Pero también es cierto que, haciendo un esfuerzo podríamos clasificarles en tres grandes grupos: FEOs, NEOs y CEOs, siendo esta última una pequeña variante de la primera definición enunciada. Vamos al lío:

FEO: Fuck Executive Officer. Un profesional del joder la vida ajena. El tipo ha decidido que, si él no tiene vida, los demás tampoco. Rey del micromanagement. Enamorado de sí. Dios del egomemeimimecum. Príncipe del todo pa' mí. El de "yo Tarzán y tú Chita". El que gusta de cambiarle la letra al Liderazgo Emocional para adaptárselo a Liderazgo Emocianal, o aquel que se comanda desde la parte donde la espalda pierde su nombre. El que saca lo mejor de sí, sólo cuando va al baño. Y ya creo que el concepto ha quedado claro.

NEO: Neutral Executive Officer. El ni pa' lante ni pa' tras. El ni fu ni fa. Ni blanco ni negro, ni todo lo contrario. El que nunca se sabe ni se le espera. Aquel del que nunca se acuerda nadie, a los cinco minutos de marchar, porque hay quien duda que nunca estuvo presente. El que siempre va seco por la vida, porque no se moja ni bajo la ducha. El que no sirve ni para esconderse. 

CEO: Chief Emotional Officer. El que te enamora. El tipo que es mejor que tú y que te hace mejor persona. Aquel que no tiene nada para sí y todo para los demás. El que vive para ti. El que te necesita porque te quiere y no al revés. El que cuando te abraza, te carga el móvil. El que te deja huella, en lugar de mella. Al que siempre está ahí.

Hay muchos FEOs y NEOs por cada CEO, así que si tienes la suerte de pillar un CEO como los del cuento, hazme caso y no lo sueltes!

Feliz viernes! 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario