Crupier emocional



Hubo una vez en que me quedé absorto al ver el liderazgo de los crupieres en un casino. Era increíble la cantidad de cosas que hacían a la vez. Sobre la base de un dominio absoluto de su trabajo, se encargaban de repartir juego mientras animaban la conversación y hacían sentir cómodos a todos y cada uno de los jugadores; contaban las jugadas; repartían las fichas y así hasta una larga lista de responsabilidades que realizaban con aprendida elegancia y siempre manteniendo una sonrisa hasta en las situaciones más tensas. Y en seguida entendí que un buen líder debía ser un buen crupier profesional y emocional.

Un verdadero líder no es el dueño de la baraja; ni el que juega la mano. Un verdadero líder es el que reparte las cartas y deja que los demás las jueguen. Un verdadero líder debe ser un crupier de emociones. Entenderlas y manejarlas apropiadamente para generar emociones memorables y experiencias únicas que inviten a la gente a quedarse...o a volver algún día. Porque jamás nos acabamos yendo del todo de aquellos a quienes amamos alguna vez.

El verdadero liderazgo es el liderazgo del por favor, en lugar del mandato del porque sí. Es el liderazgo de aquellos que pusieron hace ya tiempo su ego en Wallapop. Es el que le corresponde a los funambulistas de reconocimiento. A los líderes de la sonrisa crónica. A los que entienden la jerarquía como una simple expresión del sentido común. El liderazgo verdadero pertenece a los que son y a los que están, pero nunca a aquellos que parecen y que otros padecen.

Líder es el que te ama a pesar de ti, hasta darte cuenta que no existe mayor honor ni mayor recompensa que un te quiero dicho desde el corazón. Hasta darte cuenta que esto va de ser feliz. No de empobrecerte a base de dinero. Porque líder es el que trata por encima de tus posibilidades hasta que convertirte en ellas. Líder es el que te da las gracias de golpe y no el golpe de gracia.

Líder es el que entiende que el corazón es la víscera correcta. Y que la mente sólo es un fiel seguidor de un corazón enamorado. El que logra que sueñes en lugar de convertirse en tu pesadilla. El que consigue convertirse en un bonito recuerdo y forzarte una media sonrisa cada vez que piensas en él. Porque de los buenos líderes uno nunca se acuerda de olvidarles.
______________________________

Nota: para tener una experiencia más completa, prueba a leer este artículo mientras escuchas "Love me like you do" (de "50 sombras de Grey") de Ellie Goulding. (enlace)

Usual suspects of productivity loss




I was amazed by the interview with professor Gloria Mark, where she details the findings of a exhaustive research into the modern workplace:

- 2 minutes and 11 seconds is the time people spend working on one device before switching to another.

- 3 minutes is the average amount of time that people spend on any single task before being interrupted or before switching to another task.
- 23 minutes and 15 seconds is the average time before people resume the task they were working on before being interrupted.

Maybe this facts lead to a picture like this:





¿What are the usual suspects to explain this?. In my opinion they are:


1. Misplaced faith in Multitasking. It is not supported by cognitive science.
2. Tsunami of technologies we normally use in paralell  (mismanagement of devices & apps & systems). We treat them as toys not tools. We live ultraconnected with the wrong networks. I evend found myself connected to Twitter while I was disconnecting from family. Now I’ve quit.

3. Short termism and sense of urgency replaced long term vision and sense of purpose. Rewards are shaped towards the immediate, not the future. In a VUCA environment There is a huge difference between moving around and moving forward
4. Infoxication.- Not only because the sources of information have been multiplying but also because we have not developed the ability to manage them properly in order not to maintain necessary focus.
5. Myth of time management.- We cannot manage time. We can only manage ourselves. Time just goes by and you cannot do anything with it. We can however liberate ourselves to be more productive.


Productivity is about less is more. Embrace minimalism to select the mínimum number of necessary sources of information, apps and technologies and manage all of them without losing your focus. Reduce the clutter of your life to concentrate on the most important things

Vivir bien es caro, pero dormir bien no tiene precio


"Puedes elegir entre comer bien o dormir bien. La mayoría no consigue ninguna de las dos cosas. Algunos, sólo una de las dos. Ambas, nadie". Me encanta esta reflexión que se refiere a tipos de empresarios. Que versa sobre directivos. Que habla de personas.

Se trata de un dilema ético vital al que todos nos enfrentamos todos de manera regular: ganar dinero sí, pero ¿a costa de qué...o de quién?. ¿Estamos dispuestos a asumir un mayor riesgo para asumir un mayor premio o preferimos menos premio en favor de una mayor tranquilidad?. Esto mismo se lo pregunta desde cualquier inversor hasta el que pretende engañar a Hacienda, pasando por el que se plantea pagar "en B" o por aquel que pretende enriquecerse a costa de la ignorancia de otras personas o a sabiendas que estas no disponen de otra alternativa.

Elegir "comer bien" supone a veces "dormir peor", bien por exceso de riesgo, bien por falta de ética. Y al revés. Todo depende de lo que valores...y de tus valores.

Yo elegí dormir bien pues, como decimos en Menorca, "més val menjar poc i pair bé" (más vale comer poco y digerir bien). Elegí una conciencia tranquila como el mejor de los premios. Entendí que "ser rico" es tener salud; es querer y que te quieran; es poder pagar tus facturas; es ser feliz haciendo feliz; es poder ser dueño de tu tiempo o preferir la ética a la estética.

Recuerdo una vez en que un profesor del IESE me enseñó que "ser un señor es caro, pero vale la pena ser un señor". Pues bien, he descubierto que lo mismo pasa con dormir bien: exige pagar el peaje de ciertas renuncias, pero que desde luego pocas cosas ofrecen tal retorno de la inversión.