El buen fracasar


Aprender del éxito ajeno está sobrevalorado. Se han escrito miles de libros sobre las claves mágicas que ha llevado al éxito a una larga lista de personajes famosos con la intención de hacerte pensar que, si sigues las recetas, el éxito te seguirá como a ellos. Eso, y para que les compres el libro a quienes esperan tener éxito explicando el éxito ajeno.

No me entiendas mal. Aprender lo que funciona está muy bien. Pero lo que de verdad creo que está mucho mejor es aprender de quien ha fracasado. De quien ha fracasado mucho. De quien ha fracasado bien.

Reconozco que mis mejores fuentes de aprendizaje han sido mis fracasos. Y no creo que sea el único a quien le pasa. Aprendes cuando empiezas a preguntarte ¿por qué no funcionó? y, en base a las respuestas correctas, lo vuelves a intentar. Una y otra vez, hasta que lo consigues.

Cometemos el error de entrevistar en base a los éxitos; de entregar puestos de responsabilidad o proyectos a gente exitosa, pensando que éxitos pasados aseguran éxitos futuros cuando, en realidad, me fiaría antes de alguien que dispone de primera mano de todo el conocimiento de lo que no funciona antes de a quien las cosas le fueron rodadas. Y sí, me encantaría ir a cursos, seminarios o ponencias dadas por gente que fracasó bien y que ahora comparte todo su valioso conocimiento.

Hay que fracasar mucho, pronto y bien. Es decir, haber sido capaz de aprender de tus errores y, además, tener la perseverancia de volverlo a intentar una y otra vez, superando toda frustración. “Cae siete veces. Levántate ocho” reza el dicho. Si a éste le añades la dosis de aprendizaje adecuada, esa acaba siendo la fórmula del éxito duradero, más allá del “pelotazo”.


Por todo ello de verdad te recomiendo que fracases, sí. Pero que lo hagas bien. Te recomiendo que tropieces dos veces con la misma piedra, que tampoco es tan terrible. Ahora bien, lo que no te recomiendo es que te encariñes con la piedra ;)

69



De tanto en tanto suelo pasearme por mercadillos como Vibbo, Wallapop, Ebay o Amazon, entre  otros lugares comunes. Hoy, unos Powerbeats2 Wireless a tan sólo 69 euros (menos de la mitad de su precio!) captaron toda mi atención. Tanto, que decidí contactar al vendedor. Esta es la historia de lo que pasó: