€locks


Una vez aprendí el impacto que tiene sustituir la palabra "tiempo" por "vida" en la toma de determinadas decisiones. Existe un matiz importante entre decirte "¿Quiero dedicar dos horas de mi tiempo para asistir a esta reunión?" y decirte "¿Quiero dedicar dos horas de mi vida a esta reunión?". Si te lo planteas de la segunda manera seguramente serías más reticente. El tiempo lo es de vida. No lo olvides.

Pero es que, aparte de Vida como unidad métrica, también existen otras, como Dinero (ya sabes, "el tiempo es oro"!). Pues bien, lo que te propongo es que traduzcas tu tiempo a dinero y evalúes si lo que vas a hacer merece ese dinero. Te pongo un ejemplo concreto y real de lo que he puesto en marcha a nivel del Comité de Dirección en la empresa en qué trabajo actualmente: Un reloj que cuenta el tiempo en euros. Déjame que te dé algunos detalles:

Calculé el coste total/hora de todo el Comité de Dirección al completo y mediante un sencillo cálculo en Excel hice que la fórmula devolviera los euros de coste por minuto que la reunión en curso estaba costando. La idea no era hacer nada sofisticado. Al contrario: se trataba de hacer algo muy sencillo pero realmente evocador. Te enseño cómo queda el mío:


Te aseguro que la percepción del tiempo y la duración del debate en ciertos temas cambia de manera evidente cuando eres perfectamente conscientes del coste que suponen. Tanto es así, que a mí, que me gusta provocar de manera simpática, traducía a euros mis propias intervenciones diciendo tal que así: "hola a todos, en los próximos 289€ os voy a explicar el estado actual del proyecto...". O incluso pudiendo terciar para reducir el tiempo de determinadas discusiones, poniendo en valor (ahora sí!) el coste de la duración ("llevamos 730€ de discusión; ¿queréis invertir 730€ más discutiendo este tema?", etc.).

Sin duda que se trata de un enfoque extraordinariamente economicista, pero ¿acaso no estamos en una empresa?. Uno de los criterios (que no el único) a la hora de delegar/externalizar es el coste de aquello que es objeto de potencial delegación/externalización, para un mismo nivel de calidad. Quien vaya a hacerlo igual de bien pero a un coste menor es quien debe realizar la tarea. Hacerlo de otra manera es incurrir en costes por mala planificación.

¿El objetivo de este divertimento en forma de reloj - "despertador" en euros? ser conscientes del coste de nuestro tiempo y mejorar la inversión del mismo para asegurar que cada euro se destina a acciones del máximo valor añadido posible.

Pruébalo y comprueba sus beneficios!

The benefits of Scalable Efficiency




The future of work will need a smart combination of maximum efficiency and maximum creativity to succeed in an intensely more competitive and uncertain environment.

For this reason we strongly need to establish a new clear model of scalable efficiency (optimizing our resources today) which will enable us to free up valuable new resources to empower and enable scalable learning (facing the challenges of tomorrow).

Some of the key tips I recommend for installing such a scalable efficiency model are:
  • Apply the 20 – 80 (Pareto's Rule).- 20% of your effort will lead you to the 80% of the outcome. Be aware of that. Invest wisely.
  • Apply Parkinson’s rule.- Remember the task tends to expand itself to fill up all the time you give it. So, set up the shortest deadlines and shortest meeting times possible.
  • Combine both rules (this is what I have previously defined as the maximum efficiency law).
  • Optimize flow. Let’s be minimalist. Be strict on setting up a clear division of tasks to avoid any kind of grey zone or overlapping. 
  • Give the task to those in a position to do it faster / cheaper/ better: Automate or externalize.


Applying these scalable efficiency tips will free you up to concentrate on, among other things, Scalable Learning. Because Scalable Learning doesn’t just save time, it multiplies time. But this is a future article ……… in the meantime ….don’t forget my tips.




¿Cárcel u hotel?



Innumerables las veces que me han explicado las marañas para “retener” a la gente en las empresas. Complicados esquemas de Compensación y Beneficios (bonus de retención; incentivos a largo plazo); formaciones con cláusulas de permanencia y así un largo etcétera. Como si las empresas fueran cárceles de alta seguridad. Y es que concebir esto así y diseñar este tipo de estratagemas carcelarias sólo puede hacerse desde la óptica de un carcelero.

Cuántas veces se ha intentado poner puertas al campo!, cuando lo que hay que hacer es quitar las puertas y dejar que corra el aire de personas. Que si no, acaban oliendo las empresas a cerrado. Una empresa no debe ser una cárcel o una jaula (ni aunque se hable de ellas, en ocasiones, como “jaulas de oro”).

Una buena empresa tiene que ser como un buen hotel: cálido, agradable, con un propósito claro; con personal eficiente que tienen claro su rol y su responsabilidad de estar a tu servicio. Un lugar en el que, puestos a estar fuera de casa, se está bien. Un lugar en el que no te importaría permanecer si tuvieras que hacerlo y al que te gustaría volver en caso de darse la necesidad. En un hotel sientes que lo único que “te retiene” es el confort que sientes estando allí. Y un poco más: tiene que ser un buen hotel que, además, sea un hotel divertido; que te presente reto y te despierte la curiosidad. Que te haga coincidir con gente inteligente que, como siempre digo, sea “buena gente”.

Cuando una persona comparte de manera auténtica que quiere irse de tu empresa, en realidad, ya hace algún tiempo que se está yendo mentalmente de ella. ¿Crees realmente que vas a poder “retenerle” de manera genuina y a largo plazo? ¿para qué, realmente, quieres hacerlo? ¿Te lo has planteado?.

Al Talento no hay que retenerlo. Hay que entretenerlo. Tener a una persona talentosa enmohecida es como tener un Ferrari en el garaje: bonito de enseñar a las visitas pero, al final, te acaba ocupando espacio.

Al final, que una persona decida marcharse a otro proyecto donde cree que será más feliz es una situación que nadie debería cuestionar. Al revés, deberíamos facilitarlo. No solamente desde un punto de vista personal, sino también profesional: para la empresa supone una oportunidad única para encontrar a alguien incluso mejor.