Ying Yang recruitment


Érase una vez un niño que una vez aprendió que lo último que hay que hacer en un proceso de selección es correr. Que el peor KPI es el famoso "recruitment process time", porque al final del día uno puede encontrarse trabajando para el KPI, con independencia de lo bueno que sea el candidato.

Érase una vez el mismo niño, que también aprendió que si uno tiene identificada a una persona a la que "hacer feliz en otra compañía", que tiene que hacerlo cuanto antes.

Ying Yang recruitment es, para mí, lo que reiteraba mi querido Miquel Lladó cuando decía "Ficha lento y despide rápido". Y no como normalmente se hace en las compañías. De hecho, siempre digo que puedes medir la calidad directiva de una empresa (también) por la velocidad con qué se ejecuta una y otra cosa, porque las peores consejeras siempre son las prisas. 

No hay viento bueno para el que no sabe adónde va. Da igual el camino que cojas si no sabes adónde quieres llegar, decía el famoso gato de Chesire, en "Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas". Y porque una cosa es moverse y, otra muy distinta, avanzar.

Os dejo otro vídeo, en esta pequeña escaramuza que perpetro, como es vídeo bloguear en pocos minutos sobre un tema muy concreto en relación a la Gestión de Personas.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario