Crupier emocional



Hubo una vez en que me quedé absorto al ver el liderazgo de los crupieres en un casino. Era increíble la cantidad de cosas que hacían a la vez. Sobre la base de un dominio absoluto de su trabajo, se encargaban de repartir juego mientras animaban la conversación y hacían sentir cómodos a todos y cada uno de los jugadores; contaban las jugadas; repartían las fichas y así hasta una larga lista de responsabilidades que realizaban con aprendida elegancia y siempre manteniendo una sonrisa hasta en las situaciones más tensas. Y en seguida entendí que un buen líder debía ser un buen crupier profesional y emocional.

Un verdadero líder no es el dueño de la baraja; ni el que juega la mano. Un verdadero líder es el que reparte las cartas y deja que los demás las jueguen. Un verdadero líder debe ser un crupier de emociones. Entenderlas y manejarlas apropiadamente para generar emociones memorables y experiencias únicas que inviten a la gente a quedarse...o a volver algún día. Porque jamás nos acabamos yendo del todo de aquellos a quienes amamos alguna vez.

El verdadero liderazgo es el liderazgo del por favor, en lugar del mandato del porque sí. Es el liderazgo de aquellos que pusieron hace ya tiempo su ego en Wallapop. Es el que le corresponde a los funambulistas de reconocimiento. A los líderes de la sonrisa crónica. A los que entienden la jerarquía como una simple expresión del sentido común. El liderazgo verdadero pertenece a los que son y a los que están, pero nunca a aquellos que parecen y que otros padecen.

Líder es el que te ama a pesar de ti, hasta darte cuenta que no existe mayor honor ni mayor recompensa que un te quiero dicho desde el corazón. Hasta darte cuenta que esto va de ser feliz. No de empobrecerte a base de dinero. Porque líder es el que trata por encima de tus posibilidades hasta que convertirte en ellas. Líder es el que te da las gracias de golpe y no el golpe de gracia.

Líder es el que entiende que el corazón es la víscera correcta. Y que la mente sólo es un fiel seguidor de un corazón enamorado. El que logra que sueñes en lugar de convertirse en tu pesadilla. El que consigue convertirse en un bonito recuerdo y forzarte una media sonrisa cada vez que piensas en él. Porque de los buenos líderes uno nunca se acuerda de olvidarles.
______________________________

Nota: para tener una experiencia más completa, prueba a leer este artículo mientras escuchas "Love me like you do" (de "50 sombras de Grey") de Ellie Goulding. (enlace)
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario