4 Desafíos



Hoy he participado en una mesa redonda para debatir, junto con otr@s director@s de recursos humanos de destacadas empresas del mundo farmacéutico, sobre retos y tendencias de recursos Humanos.

Tal como yo lo veo, el área de Gestión de Personas debe afrontar 4 grandes desafíos:

1. Desafío tecnológico: La tecnología a nuestro alcance ha cambiado para siempre buena parte de nuestros trabajos, ahora mucho más flexibles por la eliminación de las barreras espacio-temporales. El trabajo ya no es un lugar. El trabajo ya no es un horario. Y la movilidad y ubicuidad son ya un requisito. También la tecnología permite una mayor eficiencia en el manejo de la información y el reto ahí será buscar el mejor balance entre eficiencia e infoxicación.

2. Desafío demográfico: La Generación Y o Millennials (los nacidos entre 1985 y 1995) representarán en 2025 el 75% de la mano de obra mundial y muestran un perfil y preferencias totalmente diferente a lo visto hasta ahora. Son inquietos nativos digitales, con un consumo masivo de redes sociales y tecnología digital. Orientados a vivir de lo que les apasiona y en el presente, buscando la felicidad en todo lo que hacen.

Este salto demográfico supone otro giro  radical en la aproximación como empleador hacia el personal interno o potencial externo. Antes la demanda debía ajustarse a la oferta invariable de la empresa. La empresa era el/la chico/a guapo/a del baile y se limitaba a guiñar un ojo y seleccionar de entre quienes se acercaban a probar suerte. Eso se acabó. Ahora estamos obligados a preguntar qué mueve al talento que queremos seducir y adaptarnos a sus necesidades. Adaptar nuestros paquetes de compensación y beneficios, ajustar nuestros estilos de seducción y adherencia…o asumir una muerte lenta entre mares de nostalgia.

3. Desafío de contribución efectiva al negocio: empecemos a mostrar rentabilidad al negocio, en su idioma. Desterremos al máximo los intangibles sin no queremos que los intangibles acabemos siendo nosotros. Recursos Humanos morirá a golpe de intangibles si no logramos demostrar que con nosotros el negocio es más rentable y sostenible que sin nosotros.

4. Desafío emocional: hemos pasado de gestores de recursos a gestores de personas. Bueno. Vale. De acuerdo. Pero ahora encarguémonos de las emociones. Seamos arquitectos emocionales. Construyamos experiencias que transmitan la trascendencia del trabajo que hacemos cada uno de nosotros (enseñemos a la gente cómo construyen catedrales en lugar de picar piedra); diseñemos retos inspiradores. Trata a los demás por encima de sus posibilidades (recuerda el efecto Pigmalión o efecto Rosenthal). Sigue y persigue la Felicidad de tus equipos. Sigue y persigue la Toxicidad de tu organización. Y nunca olvides que las nuevas generaciones estarán más ocupadas en trascender que preocupadas por ascender.

Muchas, muchas gracias al equipo de profesionales de Randstad por invitarme a divertirme entre gente de tanto nivel!


Reacciones:

1 comentario:

  1. Gran resumen! Como siempre, poniendo en claro, limpio y transparente como se deberia gestionar.

    ResponderEliminar