Stakeholders Management

Stakeholder Management.
Qué es un stakeholder?
Tratando de aportar una definición simple (a riesgo de ser simplista), para mi un Stakeholder no es más que un agente interesado/ante en/para nuestro negocio (definición también válida para cualquier ámbito aplicándose las traducciones apropiadas).
Otras traducciones de Stakeholder que han hecho también fortuna son “Parte Interesada” o “Grupo de Interés”

Por qué y para qué Stakeholder  Management?
Hoy en día nadie discute que el éxito empresarial no sólo depende de la acción de uno por brillante que ésta sea, ni siquiera por la acción de toda una empresa aunque sea el paradigma de la perfección. No hay otro enfoque para entenderlo que el enfoque sistémico en el que múltiples agentes y factores confluyen para explicar siempre el resultado final, de ahí que si bien resulta crítico una buena gestión empresarial que logre la máxima competitividad a la hora de vender un producto o servicio, no es menos cierto que todo ello se desarrolla en un contexto geográfico, político, económico, etc. con múltiples decisores e influenciadores (clientes, Redes Sociales, etc.) cuyo impacto resulta decisivo para alcanzar los éxitos que nos propongamos.
No podemos ser ciegos ante lo decisivo de estas influencias y por tanto, lo más idóneo es ser consciente de ellas, y tratar de gestionarlas de la manera más sistemática posible. El Stakeholder Management resulta de vital importancia per se y un pilar fundamental en toda Gestión del Cambio para asegurar el éxito de éste.

Cómo gestionamos nuestro Mapa de Stakeholders?
1.   Identificándolos, segmentándolos y priorizándolos.- No se puede gestionar sistemáticamente lo que no se conoce, por lo que hay que listar de manera prelada quiénes son y qué tipo de relevancia suponen para nosotros en función de nuestra estrategia como compañía.

2.   Establecer un plan de acción.- no hace falta nada sofisticado. Basta con decidir qué vamos a hacer con cada uno de ellos, quién lo va a hacer, cada cuánto tiempo y cómo vamos a monitorizar el impacto de este plan de acción. Debemos asignar interlocutores, roles y responsabilidades, minimizando así errores de comunicación o solapes de trabajo innecesarios. Hay que adaptar muy bien la comunicación a cada uno de ellos. Esto va de “ellos” y no de “nosotros”!. Hay que mostrar una empatía máxima para tratar de entender cómo piensan cada uno de nuestros stakeholders y qué les motiva y les puede motivar de nuestro negocio para tratar de ofrecérselo y obtener así los apoyos necesarios que supongan el perfecto andamiaje a nuestro proyecto empresarial.

A modo de ejemplo, valga éste que he encontrado por Internet y que nos da una orientación en función de la tipología de stakeholder en base a dos ejes: (a) Influencia/poder y (b) Interés:




3.   Tomar decisiones y hacerlo!.- Lo más difícil cuando salimos de nuestro bonito laboratorio de ideas en Powerpoint y debemos ejecutar. Hay que consensuar las decisiones a resultas de nuestro plan de acción y poner manos a la obra, cada uno a lo suyo. Esto requiere acción y constancia…como digo, lo más difícil de encontrar para entender el éxito o fracaso de un asunto así.

4.   Realizar un seguimiento.- que como hemos dicho, evalúe el impacto de nuestras acciones y nos permita establecer acciones correctivas o preventivas que sean pertinentes si nos desviamos del rumbo.

La gestión de Grupos de Interés es muy compleja y acaba siendo difícil por lo difícil que resulta a veces hacer cosas fáciles como escuchar, analizar, identificar y segmentar, planificar, decidir, Hacer y realizar un correcto seguimiento.

Ah!...se me olvidaba…y sin una base sólida de valores en dicha gestión…podéis borrar todo lo anterior…no servirá de nada.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario