El Entuitado: Marc Piñol



Regalo de Navidad. Todo él. Y su generosidad por querer divertirse conmigo concediéndome esta entrevista a diez tuits de los de verdad, de los de 140 caracteres con espacios incluídos. Muchas gracias, querido Marc Piñol, por este regalazo de extracto de inteligencia en cada una de tus diez respuestas que, dicho sea de paso, no tienen desperdicio alguno.

Espero que disfrutéis esta entrevista tanto como yo lo he hecho preparándola.

Nombre: Marc Piñol

Puesto actual: Jefe Regional de Ventas

Bio: Padre de 3, divorciado (62025…;). Me mueve aportar valor y contribuir desde el buen rollo al crecimiento y desarrollo de personas y equipos.

1. ¿Cuál es el objetivo de tu vida?

Equilibrar cuerpo, mente, espíritu y relaciones…. Para poder acompañar, sumar y aprender de todo aquel que me encuentre en el camino.

2. ¿Qué aprenderemos de ti?

Aprender son palabras mayores, pero si me asocian a  “buenrollo”, “equipo”, “coherencia” y “honestidad”, pues satisfecho

3. ¿De qué no querrías arrepentirte o qué no te perdonarías?

Espero podérmelo perdonar todo, pero cuando me salte mi libro de estilo o valores me enviáis al rincón de pensar, vale?

4. Tres referentes en tu vida y tres razones

Mi madre: compasión y sentido común, mi referente. Ronaldinho Gaucho: talento y sonrisa, magia. Jano Galán: hoy todavía nos guía a muchos.

5. ¿Qué papel te hubiera gustado interpretar?

El de Mel Gibson en “En qué piensan las mujeres”. Es muy tonto lo sé, pero reconozco que me gustaría.

6. Tu frase favorita es...

Vivamos de manera que cuando muramos, incluso el enterrador se arrepienta. (de mi tocayo Mark Twain)

7. ¿Qué locura te gustaría llevar a cabo y qué te impide convertirla en realidad?

Montar un chiringuito en alguna isla del sudeste asiático e iros recibiendo a todos; aunque no tengo (de momento) permiso de mis hijos

8. ¿Qué trabajo le darías a tu peor enemigo?

El de enterrador, ahahá…. y me comprometo a perdonárselo todo la próxima vez que nos veamos ;)

9. ¿Qué rezará tu epitafio?

Sabía estar, y a ratos incluso estaba…..pero ahora ya no está.

10. Las personas se marchan de sus empresas, principalmente por...

Sus jefes; y también se quedan por ellos y resto de colaboradores, si el proyecto acompaña.


¡Oh capitán, mi capitán!



Él me enseñó a amar la Lengua y la Literatura. A descifrarla en la medida de mis limitadas posibilidades, ya me perdonarán ustedes. Me enseñó la diferencia entre mirar una obra de arte y entenderla de la mano de un guía. Me enseño el gusto por leer y por escribir. A entender la importancia de una coma o de un acento, en la mejor versión de un eterno Sr. Keating que uno puede encontrarse en la vida; aunque quizás fuera más justo referirme al Sr. Keating como la marca blanca del Sr. Juan Luís Hernández. Oh, capitán!, mi capitán.



Difícil encontrar tanta humildad en un tipo que ha ganado todos los premios de literatura a los que se ha presentado. Difícil leer un Es Diari "Menorca" sin una columna suya. Difícil entrar en un aula sabiendo que él no estará. Aunque nunca vaya a dejar de estar.

Pero es que encima ahora va y el primer libro que publica, con la tinta todavía húmeda, agota ya su segunda edición (y las que te rondarán, morena!): "Los cadáveres equivocados" o ese brillante thriller perfectamente ambientado en las calles de ese Mahón todavía en el recuerdo de tantos. Yo, que fardo de ejemplar firmado, no puedo dejar de recomendárosla desde ya.



Y es que de casta le viene al galgo, reza el dicho.

Mi abuelo materno, l'avi Lluis, fue un profesor único, capaz de hacer que todavía hoy, muchos años después de su muerte, todavía me paren por las calles de Mahón para recordarme el impacto que tuvo en sus vidas y cómo les enseño a amar las matemáticas, como a mí (lástima que no heredé su talento para ellas).

Mi madre, otro ejemplo de profesionalidad y pasión sin límite por las personas y su desarrollo personal. Otro recuerdo memorable en cientos de personas que hacen que pasear con ella sea complicado si quieres llegar a tiempo a tu cita. 

Y sigo: mi tía Marga, mi prima Cristina, mi hermana Marta. Ejemplos de pasión y cariño por una profesión mal pagada, a tenor del impacto en las vidas de todos. 

Porque esto no es más que una pequeña oda a todos los buenos profesores que me han marcado en la vida. Y porque no me olvido de ninguno de ellos aun no mencionándoles, porque la lista sería afortunadamente larga. Siempre sentí verdadera fascinación por todos vosotros, aunque esa estúpida vergüenza juvenil me impidiera decíroslo en cada momento. 

Gracias a todos por tanto. 

"Carpe Diem"!!!

Blancas juegan y ganan

 

Si te gusta el Ajedrez, antes de leer el artículo (ojo spoiler) prueba a adivinar cuántos movimientos legales de las blancas existen en esta posición. 

________________________________________________________________________________


Ha sido un aprendizaje vital enorme. Para mí, magia pura. Todavía no me lo creo y al momento me dejó con la boca abierta. Mirad esta posición de Ajedrez. Miradla bien. Y ahora, calculad cuántos movimientos legales hay para las blancas (se puede resolver con el conocimiento mínimo de saber mover las piezas, que es más o menos mi nivel). De hecho, cuando lo hice yo, cinco fue mi contundentísima respuesta. Cinco. Seguro. 

Pues son once, contestó mi profesor. Y no fue suficiente para él, que agregó: "y juegan blancas y ganan", en su particular truco del "todavía hay más".

Imposible, dije yo. el Rey sólo tiene las casillas f1, f2 y h1; mientras que el peón sólo tiene b8 y la captura de torre. Cinco. Y no es posible ningún otro movimiento. Me tomas el pelo, le dije.

Son once movimientos, de hecho. Míratelo bien de nuevo y sin prejuicios ajedrecísticos.

Incapaz de verlo, ni en tres vidas que me diesen. Pocas veces en mi vida he estado tan seguro de algo y, a la vez, tan ciego. Y el cinco seguía fijo en mi mente. Incapaz de cambiar.

Pues bien, tras angustiosos minutos de frustración e impotencia pura, en los que mi cara de gilipollas resultaría un puro eufemismo, mi profesor, tranquilamente dijo: los tres movimientos de Rey que has dicho más las coronaciones del peón en b8 bien por una torre, bien por una dama, bien por un caballo o bien por un alfíl. Y lo mismo si, en lugar de b8, capturas la torre: once en total.

Y para ya finiquitarme del todo, añade: y si, cuando capturas la torre, en lugar del automatismo de coronar con una Dama, coronas y eliges un caballo, automáticamente es jaque y le capturas la dama, obteniendo ventaja definitiva y ganando la partida con facilidad (aquí dejo constancia de mi nivel sub principiante).

Todavía no me lo creo. Y no creo tampoco que encuentre una situación dónde, pareciéndome imposible otro resultado al que pensaba y sobre el que estaba 100% seguro, hubiera tantas alternativas a las que estaba completamente ciego. De verdad, no creo que pueda enfrentarme a nada irresoluble a partir de ahora, porque si la vez que más seguro he estado en mi vida de algo tan y tan sencillo resulta que no podía estar más equivocado, cómo será en cualquier otra situación en la que no esté tan seguro. 

Y mi mente hizo clic y reventó el concepto de callejón sin salida.

Mil gracias GM Jorge Samuel David Bobadilla, por regalarme una increíble experiencia de aprendizaje vital, gracias al Ajedrez.

Contratamos por Talento y despedimos por Talante (Marcos Urarte dixit)


Se nos acabó el
War for Talent de tanto usarlo. Entre todos lo matamos y el solito se murió.

Y es que poquito a poco vamos desterrando el concepto del Talento como esa señora o señor con túnica blanca que, desde su pedestal de capacidad nos alumbraba al resto que, medio tontos, lo admirábamos como un todo indivisible.

El Talento no es un rasgo sino más bien un estado. Un estado volátil, más bien diría yo. Porque no creo en el Talento persona sino en los talentos que cada uno de nosotros tenemos. Creo más en los cien gramos de cinco jotas que no en el lechón entero.

Todos tenemos talentos por encima de la media. Y eso es precisamente lo que debemos aprovechar y lo que, también, las empresas necesitan para sobrevivir. No necesariamente la concepción de que una persona es talento y lo será para siempre. Que esta es otra.

Todos tenemos talentos en un momento dado y en otro no. Muchos de ellos vienen y se van, como algunas alergias. Ejemplo tonto: a mí se me daba realmente bien programar en Pascal, pero; ¿acaso recuerdas qué era el Pascal?.

Lo que digo son dos cosas: uno, que las empresas deberían dejar de gestionar el talento por piezas completas y, en lugar de nombres en las Talent Grid, lo que deberíamos diseñar es el mapa de talentos. Y dos, que si Fulanito tiene un don para la comunicación, pues que utilicemos ese don para cuando el proyecto lo necesite, pero no necesariamente esclavizar a Fulanito desde el inicio de un proyecto en el que sólo aportará valor cuando deba desplegar su talento, quizás en la fase final.

Identifiquemos los talentos específicos de cada persona y utilicémoslos sabiamente solo cuando sean necesarios.

Y ahora que pienso, el otro día leía un interesante artículo de mi querido Pau Guarro I Oliver, CEO de referencia en BETWEEN Technology, sobre el concepto de “Talent Centric” a incrustar en las empresas. Y obviamente nada que objetar, pero sí me gustaría aportar otra mirada y hablar mejor de “Attitude Centric”. Porque talento hay. Mucho. Y tengo la suerte de verlo en cada entrevista que hago. Gente realmente capaz. Tanto es así que creo que el Talento es hoy, más que nunca y por razones diversas, una commodity. A poco que aciertes, talento – salvo algo muy extraordinario en algo muy específico – no te da la ventaja competitiva, si no tiene la Actitud adecuada. Y eso sí me cuesta mucho más detectarlo.

Para mí la clave está en la Actitud. Siempre. Un talento sin actitud es un jarrón chino. Una persona sin talento pero con Actitud aportará mucho más que un talento sin Actitud. Y claro que lo ideal es cuando coinciden ambos. Lo que digo es que el talento está sobrevalorado y la actitud infravalorada. Lo que digo es que encontremos un mejor balance.

Al fin y al cabo, tal y como mi admirado Marcos Urarte me enseñó una vez: contratamos por Talento y despedimos por Talante.

El Entuitado: Cristina Coll

 


Hoy me hace mucha ilusión publicar un nuevo Entuitado, ya sabes, entrevistas a diez tuits de los de verdad, de los de máximo 140 caracteres. Entrevistas que dicen muchísimo con muy poco. Entrevistas que te exprimen para explicarte y que rezuman inteligencia, sentido del humor y reflexiones de vida muy interesantes. 

Y, créeme, no hay mejor persona que conjugue todo esto que Cristina Coll, quien me ha regalado para mis 46 primaveras un Entuitado muy personal y que hoy me hace feliz compartir contigo. Espero que lo disfrutes tanto yo. 

Muchísimas gracias, Cristina Coll, por tu generosidad y energía positiva a topes!

Nombre: Cristina Coll

Puesto actual: Delegada de Visita Médica

Bio: En lo profesional me encanta crear soluciones disruptivas en equipo y disfrutando del viaje. Sino no vale la pena.

1. ¿Cuál es el objetivo de tu vida?

La felicidad a base de amar, cuidar, mejorar, aprender, enseñar, reír, llorar, crear, soñar, caerme, levantarme, conocer, ayudar, compartir

2. ¿Qué aprenderemos de ti?

Nada y todo. Lo que sí sé es que los límites nos lo marcamos nosotros. ¿Quién ha dicho miedo?

3. ¿De qué no querrías arrepentirte o qué no te perdonarías?

De no estar en paz conmigo. De perdonar y perdonarme. Mirarme al espejo y no querer ser mi amiga

4. Tres referentes en tu vida y tres razones

Mi padre, por su sed infinita de conocimiento. Prince, su música me puede y Mafalda por su visión del mundo

5. ¿Qué papel te hubiera gustado interpretar?

Karen Blisen (M. Streep), Out of Africa: sentirse africana, el rol de la mujer a pricipios del s.20 por no hablar del romance con R. Redfort

6. Tu frase favorita es...

Las amigas curan

7. ¿Qué locura te gustaría llevar a cabo y qué te impide convertirla en realidad?

En realidad es una cordura: vuelta al mundo en mochila al jubilarme. NO me lo impedirá nada si hay salud

8. ¿Qué trabajo le darías a tu peor enemigo?

Aquel que lo ayudara… mentira: a sacar plástico del mar… has dicho que no sabia nadar, verdad?

9. ¿Qué rezará tu epitafio?

Esta vida se me ha hecho corta. ¿Dónde pido para reencarnarme, ya?

10. Las personas se marchan de sus empresas, principalmente por...

que el enamoramiento se ha acabado y deciden salir de su zona de confort y buscar una nueva pareja, si puede más rica, más sexy…