Triunfar (1:42)


"Lo más importante son las personas" es el mantra de moda. También es verdad que no me imagino a alguien diciendo "lo importante son los muebles" o "lo importante son los camiones". Tiene poco mérito decirlo, seamos claros. Y tiene menos credibilidad si va y te lo dice un tiburón vestido de gurú con poca pinta de predicar con el ejemplo a quien además, a los dos minutos, el subconsciente le traiciona y suelta que lo más importante es "estar on top" o "triunfar" de aquella manera en que uno lo dice y el resto lo decodificamos...

Triunfar. Triunfar...

Pues me ha dejado pensando, creedme. Triunfar. ¿Qué es triunfar?. Quizás más fácil sea empezar por explicar qué no es triunfar. Y, desde luego, para mí triunfar no es tener un puestazo en una empresaza trabajando horazas que cuentas con un relojazo, a la vez que llamas desde un súper restaurante a la súper nani para que te cuide a unos hijos maravillosos a los que no ves crecer. Creo que triunfar es, precisamente, no necesitar nada de todo esto. Triunfar es se acuerden de tu nombre, sin que tengas la necesidad de echar mano de tu tarjeta de visita para recitar un cargo de tres líneas. 

Triunfar es que te echen de menos. Y no que te echen de más. Triunfar es levantarte por la mañana y encontrarte tres mujeres en tu cama; que una te llame "cariño" y las otras dos: "papá". Triunfar es ganarte un "te quiero". Triunfar es hacerte una foto de familia en la que no quiera faltar nadie. Triunfar es que la gente nunca se acuerde de olvidarte, como el título del libro de Daniel Caneiro.

Y entonces me acuerdo de esta entrevista con el gran Ricardo Darín...me acuerdo del momento minuto y cuarenta y dos segundos y pienso que triunfar es también esto. Qué grande.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario