Historias del Más Acá



No sé si hay vida después de la muerte, pero lo que sí sé es que hay vida ANTES de la muerte. Y que no voy a desperdiciar la segunda por saber sobre la primera. De hecho, hay mucha gente preocupada por el Más Allá, mientras se despreocupan por el Más Acá. Yo soy de más de los de Más Acá, lo confieso. Y es que hace ya tiempo que, decidí dejar para más allá lo del Más Allá. Será que el propio nombre me daba una pista o qué sé yo. Allá yo.

Lo de invertir mi vida pensando en la Muerte, francamente, me pintaba a contrasentido, así que decidí vivirla como si fuera a morir cada día. Vivir cada día como si fuera el último. Algún día acertaré seguro. Mi recomendación: “planifica como un inmortal, mientras vives como un terminal”.

Vive intensamente. El no ya lo tienes. Y recuerda siempre que vivir se escribe con personas, jamás con cosas. "Una experiencia memorable antes que mil cosas apilables". Vive para gritarle a la Muerte un “llegas tarde” en lugar de un “todavía no”. Y es que la Muerte te tiene que pillar vivido. Porque no hay peor muerte que el no haber vivido.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario