Egosystem


Un ecosistema es una unidad compuesta de organismos interdependientes que comparten el mismo hábitat. Las organizaciones, equipos, personas, etc. también habitan en ecosistemas como conjuntos de elementos que interaccionan entre sí. Y los hay sanos y los hay tóxicos. Uno de los más tóxicos es el ecosistema de egos o lo que yo llamo el Egosistema (en inglés, ya sabes, siempre queda más pijotrón: Egosystem).

Hay personas cuyo ego emite facturas que la salud emocional del resto no puede pagar; que suelen confundir una silla con un podium y que se ha convertido en la versión oscura de su tarjeta de visita. El ego es una enfermedad que te impide ver que, al acabar la partida, peones y reyes volverán a la misma caja y que, como dice una buena amiga, "estamos de alquiler" en el trabajo...y en la vida. 

Los Egos tóxicos son sospechosos habituales en cualquier patología organizacional y la capacidad de una organización para detectarles y erradicarles se convierte en uno de los mejores indicadores de longevidad empresarial. Otro factor clave para contrarrestar el ego tóxico es el nivel de Humildad en la organización. Una cultura de humildad es una organización fuerte y la Humildad es una de las pocas cosas que consigue sonrojar al ego.

Creo que fue Risto Mejide quien dijo que para triunfar debías ser "el primero, el único o el mejor". Es probable que no vayas a conseguir ser ninguna de las tres cosas. Sé ambicioso al perseguirlo. Sé humilde siempre. 

 Y recuerda: nadie es mejor que todos juntos.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario