Viviendo, que es gerundio



Fin de semana brillante entre mentes sobresalientes y viceversa. De esos de dejar el reloj y coger la brújula. De esos de perderse hasta encontrarse. De esos de cambiar la básica vuelta por la vuelta a los básicos. Un fin de semana de cara lavada y sin colorete, porque el color y el calor abundaban.

Fin de semana rural 1.0; propio de mantras clásicos como "¿te imaginas poder teletrabajar desde aquí?"; "estos tíos sí lo tienen claro"; "pues yo sí creo que me acostumbraría a esta vida"...todos sabéis de qué os hablo: del clásico "vivir vs. sobrevivir".

Dicen que "cualquier tiempo pasado siempre fue mejor". Yo prefiero el filosófico "cualquier tiempo pasado no existe". El pasado sólo lo revives. El futuro sólo lo imaginas. Y lo único que tienes es el Presente. A fin de cuentas, el Pasado ya lo sé y el Futuro: y yo que sé. El ahora es lo único que existe.

Y puestos a escoger, te das cuenta que no hay otra opción que vivir el presente que no sea en gerundio, padre de la Acción. Cualquier tiempo pasado, de nuevo, es historia. Cualquier tiempo futuro: entelequia. Sin gerundio no hay nada real: vivir está bien; pero estar viviendo es la leche. Hacer mola, pero estar haciendo es lo que cuenta...todo mucho más conciso que el general Presente de Indicativo, aunque sea éste indicativo de presente en general.

Ha sido un fin de semana que te dejan en gerundio: pensando; haciendo; amando y desconectando de lo superfluo para ir reconectando con lo esencial. Me he dado cuenta que debería recetarme este tipo de fines de semana de realidad aumentada con mayor frecuencia. 

Así que, de verdad, si algún día te decides por vivir, que sea siempre en gerundio, porque en un futuro... sólo serás pasado.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario