Lucro cesante



De todas las organizaciones con ánimo de lucro que se crean, hay un pequeño y selecto grupo que lo consiguen; unas más y otras menos, pero van sobreviviendo la mayoría e incluso algunas, consiguen grandes resultados. Y una parte de estas, hasta de manera sostenida. Hasta aquí vale. Pero lo que también es igual de cierto es que todas, todas tienen un lucro cesante mayor que el beneficio que obtienen.

Lucro cesante, para hacerlo fácil, es todo lo que podrías ganar y no lo ganas. E incluso es lo que desconoces que podrías ganar, que es peor. 

Así pues, existe lo que yo he acuñado como la Ley del Lucro Cesante; o lo que es lo mismo: "Lo que una empresa no gana por ignorancia o incapacidad siempre es mayor a lo que gana por conocimiento o capacidad".

Y es que resulta curioso ver cómo las empresas se obsesionan en incrementar la eficiencia de sus sistemas de generación de beneficio, pero prácticamente no prestan atención real a las grietas de fuga de beneficios. Muchas veces, el beneficio que consiguen hacer entrar por la puerta, se les acaba marchando por la ventana. Foco en abrir puertas; jamás en cerrar ventanas.

La falta de una estrategia clara, consensuada, asumida y comunicada; la falta de pautas claras de actuación; negligencias; egos; lío organizacional; absentismo presencial; desmotivación; toxicidad y un largo etcétera son los sospechosos habituales de fuga de beneficios de cualquier organización.

Las compañías mejorarían extraordinariamente sus Cuentas de Resultados con sólo cerrar las vías de fuga, incluso más que obstinándose en incrementar las vías de ingreso (y en tiempo de crisis...imagínate!)

Mención particular para empresas (especialmente las familiares) que han conseguido tener lo que consideran éxitos, mediante técnicas ancestrales que funcionaron en el pasado y que ahora se enseñan en clases de arqueología. Este es un error de miopía que no les permite asumir que, quizás, haciéndolo de otra manera más adaptada al siglo en curso, podrían haber ganado mucho más de lo que han conseguido hasta la fecha.

Funciona igual en las relaciones personales: nos perdemos mucho de los demás por falta de atención, por la auto complacencia del "ya me está bien lo que obtengo"...cuando la vida va de máximos. Va de exprimir la experiencia del otro. Va de reducir el lucro cesante en nuestras relaciones con los demás.

En serio, que la vida es un ratito y tú no vas a llevarte nada así que, por lo menos, trata de que los demás sí se lleven algo de ti, así que no te permitas el lujo de despreciar el lucro cesante que tienes enfrente de ti. Pruébalo! :)




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario